Formulario

6 LECCIONES EMPRESARIALES QUE NOS DEJA LA PARTICIPACIÓN DE RICHARD CARAPAZ EN TOKIO 2020

Por Trade Hunter

Vamos Richie! Vamos Locomotora! Comentaban periodistas, aficionados y en general todo el público ecuatoriano, por la histórica medalla de Oro en ciclismo en las olimpiadas de Tokio 2020, que obtuvo el gran Richard Carapaz.

Para todos los amantes del deporte y en general para todos los empresarios y emprendedores, lo acontecido con la participación de Richard Caparaz es un fenómeno extraño, digno de análisis y extrapolación a otras realidades, como por ejemplo, la de la empresa, sus cuestiones estratégicas, de liderazgo y gestión.

Es así que en esta ocasión y a propósito de las Olimpiadas de Tokio 2021, te compartimos estas que son las 6 lecciones empresariales que nos deja la participación de la Locomotora del Carchi, Richard Carapaz

1. La pasión es el inicio del éxito
    La pasión es un ingrediente que le sobra a Richard. Ha sido su combustible toda su vida, pedaleando desde páramos en una bici oxidada hasta el gran Tour de France.
    Cuando el equipo de una empresa pone pasión a su trabajo, las cosas fluyen, la magia aparece y contagia a toda una organización. Ningún objetivo es inalcanzable cuando la pasión guía a una organización

2. Todo en la vida y en la empresa requiere una estrategia

    Richard superó a los favoritos para el podio y esto no responde a una casualidad. Richard tenía una estrategia claramente definida, una para el año y una específica para las olimpiadas. Sabía cuales eran sus posibilidades de ataque, los kilómetros que le favorecían, donde debía aguantar y donde podía atacar.
    Una empresa sin una estrategia no tendrá oportunidad ante la competencia. Con una estrategia definida y una organización enfocada no hay donde perderse. Es indispensable tener una estrategia anual por departamentos y esa estrategia bajarla a objetivos estratégicos mensuales o trimestrales. Y por encima de todo, con una buena estrategia, no hay límites para pensar en competir contra las grandes multinacionales y corporaciones.

3. En la ejecución está la diferencia

    Uno de los grandes rivales de Richard era el holandés Van der Poel, medalla de plata en ruta y uno de los favoritos para la competencia de mountain bike. En la competencia de Mountain Bike, el holandés sufrió una caída que lo dejó fuera de competencia. Una de las rampas de práctica fue retirada para la competencia, detalle que ni Van Der Poel, ni su equipo sabían. El resultado, fue una caída que terminó con 4 años de preparación en el piso.
    La ejecución es clave dentro de una empresa. Asegurar una ejecución perfecta requiere no sólo preparación, sino también enfoque, disciplina y coordinación. Es una cultura que debe impregnarse en todo proceso dentro de la empresa.

4. Sin trabajo en equipo no hay Oro

    Muchos expertos y también los aficionados coinciden en una cosa: gran parte del Oro de Richard también fue parte del trabajo de su compañero de equipo Jhonatan Narvaez. El duo hizo un trabajo excepcional en la mítica trepada al monte Fuji, lo que le permitiría a Richard consolidarse en el grupo de los 13 ciclistas que se separaron del grupo y finalmente llegaron en los primeros lugares.
    En las empresas todos tiene un rol y un reto. Para cumplir esos roles dependemos de otros y todo esto forma un gran engranaje. Aprender a trabajar en equipo forma parte del éxito, de las medallas y de la gloria.

5. Los límites los fija uno mismo

    “Esta victoria va para los que creyeron en mí” decía en una de sus entrevistas Richard. Y es que aunque el Oro no estaba dentro de la mente de muchos, sí que lo estaba dentro de la de Richard.
    Como decía Steve Jobs, CEO de Apple, hay que unir los puntos, buscando otro camino cuando las cosas vayan mal. En los negocios, también, los límites de nuestra empresa los ponemos nosotros mismos.

6. El compartir emociones, vende
    Al finalizar la batalla épica con Richard Carapaz cruzando la meta final en primer lugar, todo el mundo pudo ver cómo la prensa nacional, internacional y la mayoría de ecuatorianos aficionados o no, destacaron la victoria de una forma muy emotiva. Transmitieron al mundo un sinnúmero de emociones que lograron generar empatía con el público mundial.
    Para las empresas es un buen negocio utilizar lo mismo, la comunicación y la publicidad, hoy en día, es muy emocional. La campaña más exitosa es aquella que logra transmitir una emoción poderosa con aquella audiencia que la comparte. Como empresarios y emprendedores, debemos hacer negocios con personas que persiguen, se movilizan y sienten con cosas muy parecidas a las nuestras.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad para ti y que te haya hecho reflexionar sobre los aspectos que mencionamos, que puedas intervenir en tu organización y desarrollarla cada vez más.